El escaneo 3D es uno de los grandes recursos a usar dentro de la metodología BIM. Esta herramienta sirve de apoyo principal en el levantamiento de Modelos “As-built” para la obtención de un modelo y documentación veraz sobre el edificio objeto. Este uso es muy utilizado en edificaciones sobre las que no existen una documentación del proyecto, o en la que queda constancia que difiere mucho de lo levantado.

Además, el modelo As-built, sirve de base para realizar un proyecto de rehabilitación, en el cual la nube de punto puede ser usada como base para hacer el levantamiento de lo existente, con la gran ventaja de que tan solo se realiza una vez la toma de datos, por lo que, en esta fase, la eficacia es plena.

Por otro lado, cabe destacar que la precisión de la medición es milimétrica, dependiendo del escáner usado, y siempre puede consultarse, sin necesidad de tener que volver a la zona a tratar. También se puede usar directamente para realizar una detección de colisiones entre lo que se proyecta y lo existente.

Una de las formas más usadas es realizar un escaneo de la zona a rehabilitar y posteriormente se realiza el levantamiento BIM. Una vez se tiene el modelo BIM, siempre veraz con lo que realmente está construido, se procede a la realización del proyecto de rehabilitación.

Con esto, se pueden conseguir comparativas muy fiables de la parte existente y la actuación a realizar en la zona establecida.

Además de esto, el escaneo 3D ofrece un gran apoyo en la ejecución de la obra, tanto para registrar los cambios generados en obra por contingencias propias de la ejecución en fases críticas, como para registrar y certificar la evolución de esta.

Para ello, si se va a producir un cambio debido a alguna problemática encontrada durante la ejecución y genera una gran modificación en la distribución de los elementos, se realiza el levantamiento de la nube de puntos en las fases más críticas.

Para finalizar, el uso de esta tecnología en obras de gran tamaño se realiza durante certificación de partidas, realizando escaneos establecidos previamente para determinar con exactitud el porcentaje de ejecución de cada una de las fases de ejecución del edificio.